Monday, July 28, 2008

El cansancio de Claudio de Alas - 2º título de Rescate poético



Editorial Punto de Encuentro


Presenta:


“El cansancio de Claudio de Alas”

Claudio de Alas




Segundo título de la colección “Rescate Poético” lanzado por la editorial Punto de encuentro.
Luego de mucho tiempo ausente en las librerías, vuelve el poeta colombiano Claudio de Alas, para cautivarnos....



MIENTRAS ANDA LA HORA

- Doctor, sigue esta fiebre,
que el alma me entenebre,
implacable y brutal como si fuera
mi vida toda que al rodar callada,
espera, espera... y siempre espera
una sonrisa lastimera
de unos labios helados cual los míos…
–Doctor; mi carcajada
desolada
y cansada.
y llena del afán de mi jornada,
tiene la muda soledad de los desiertos…
–Doctor; vuestra ciencia suprema,
para mi mal –mal de los muertos–
es una luz, cuyo fulgor no quema.
–Doctor; ¡dejadme quieto!
Prefiero antes que el hombre, el esqueleto.
Perdonadme, Doctor... Soy el enfermo,
que únicamente callo cuando duermo.
....Espero una visita.
Es una Dama pálida y silente.
Hace tiempo, Doctor, me dio una cita,
y la espero esta noche blandamente…
–Doctor; alguien toca la puerta…
¡Abrid! ¿Es ella acaso?
¡Ella es!... Doctor, viene encubierta:
indicadle el camino, dadle paso,
y no toquéis su túnica de raso,
¡porque oculta el Misterio seriamente!...
–Buenas noches, dulce amiga lejana.
Os esperaba... Adelante, Señora…
–Doctor; esa campana,
¿por qué sin ser la hora, da la hora,
y esparce su lamento?
–Qué descanso que siento,
mi querido Doctor.
Enmudecido de temor;
¡qué descanso, Doctor!...
Este pensar horrible de mi pensamiento,
de mar en furia, es límpido remanso…
No tengo frío, mi querido Doctor,
algo pasa sobre mi corazón... ¡algo que no me duele!
¿Será que ya murió mi corazón?
Algo me impele
hacia la barca azul, en que el laurel
hecho ritmo, y verdor y resplandor,
tiende un abrazo redentor,
mi sabio y muy admirable, mi Doctor:
–Perdonad al enfermo, y su candor.
–Lo más cerca de mí, Señora…
Soy un niño muy triste…
y hace tiempo que lloro.
No recordar en qué consiste;
Lo dulce de tu cita, triunfará.
Dadme un beso, ¡oh, Señora!
Dadme el beso callado y no comprado,
de tus labios siniestros, por lo mudos,
Señora, y a mi lado,
estrechemos los músculos desnudos.
para dormir…
¿Morir?... (1)

(1) Diez minutos después el poeta se abría la frente de un tiro.

El cansancio de Claudio de Alas- Claudio de alas
Ed. Punto de encuentro.


Jorge Escobar Uribe (Claudio de Alas) nació en Tunja, Colombia, en el año 1886 y falleció en Banfield (Pcia de BsAs) en 1919.

Viajero incansable, a temprana edad se enroló en el ejército voluntario para recuperar la soberanía nacional en Panamá, usurpada por el gobierno norteamericano.

Desde 1904 hasta 1906 colaboró en el periódico mexicano“El Imparcial” y luego recorrió Centroamérica y Perú hasta llegar a Chile.

Durante 1906 hasta 1916, trabajó como periodista en diversos medios chilenos y publicó sus únicos cuatro libros: “Psalmos de Muerte y de Pecado”, “Fuego y tinieblas”, “Arturo Alessandri” y “La primera víctima de la aviación en Chile”.

En 1917 viajó a Buenos Aires donde finalmente se suicidó en 1919. Tras su muerte se publicaron las obras póstumas: “El Cansancio de Claudio de Alas”, “Visiones y realidades”, y “La herencia de la sangre”.


Disponible en todas las librerías de Argentina



www.puntoed.com.ar

1 comment:

Lucia said...

Es impresionante! Como una persona con tanto talento puede terminar asi .. La depresion hace estragos.
Saludos :)
Buen 2010